Protesta en El Alto enciende las alarmas de un nuevo conflicto social

By on agosto 19, 2019

La semana pasada, un grupo de personas acató un paro preventivo de 48 horas en el distrito de El Alto, en la provincia de Talara. Los manifestantes, en su mayoría trabajadores de la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC), exigían a la empresa que aumente la cuota de mano de obra local y mejore las remuneraciones, entre otros pedidos.

Al término del paro, la Municipalidad Distrital de El Alto convocó a una reunión con representantes de la CNPC, pero estos abandonaron la mesa de diálogo al estar en desacuerdo con que se instale un altavoz fuera de la sede municipal para que los manifestantes escuchen las intervenciones.

Sin acuerdos que conversar, las protestas estallaron: una turba incendió y saqueó las oficinas de Confipetrol y Stork, dos empresas contratistas de la CNPC, y el caos se apoderó de El Alto. Más tarde, la Policía detuvo a tres personas y anunció que denunciará a los responsables de los desmanes.

El Ministerio de Energía y Minas (Minem) convocó a una nueva mesa de diálogo para el lunes, pero la compañía china tampoco participó y los acuerdos nuevamente se frustraron. En esta reunión, realizada en la Prefectura Regional de Piura, estuvo presente la Defensoría del Pueblo.

Durante el paro, los manifestantes bloquearon la carretera Panamericana Norte.

CONFLICTO SOCIAL ¿LATENTE?

En el Perú hay un total de 184 conflictos sociales, según el último reporte de la Defensoría del Pueblo (N° 185-2019). De ellos, 135 son considerados activos y 49 latentes. Estos últimos se refieren a aquellos que permanecen ocultos, silenciosos o inactivos, sin llegar a estallar.

En los conflictos sociales latentes se observa la concurrencia de factores que tienen un curso de colisión, pero que no se manifiestan públicamente. Hasta julio pasado, así definía la Defensoría del Pueblo la situación de El Alto, pero, con lo sucedido recientemente, el panorama puede cambiar.

Según César Orrego, representante de la Defensoría del Pueblo en Piura, se debe tener en cuenta tres consideraciones: “1) Hay que saber claramente a qué está obligada la empresa y cuál es el nivel de cumplimiento; 2) conocer los acuerdos en todos estos años y cómo se ha ido avanzando; y 3) saber qué instituciones tienen que fiscalizar”.

Para César Orrego, los conflictos sociales tienen que manejarse con mucha prudencia. “Un conflicto mal gestionado puede traer graves consecuencias. Esa gestión parte del Estado, pero también hay una enorme responsabilidad de los ciudadanos y los dirigentes. Conflicto no es violencia”, precisó.

La empresa CNPC no asistió a la mesa de diálogo convocada por el Minem.

¿CUÁLES SON LA DEMANDAS?

Consultado sobre las demandas de la población en el distrito, Jhony Ramírez, dirigente del Frente de Defensa de El Alto, explicó que piden cumplir 12 acuerdos firmados en el 2006, cuando la operación de extracción de petróleo en el Lote X estaba a cargo de la empresa brasileña Petrobras.

Entre los acuerdos figuran: cuota laboral del 70 % de mano de obra local (actualmente llega solo al 30 %), mejores remuneraciones y beneficios laborales, asfaltado de una carretera alterna para evitar contaminación, reforestación de algarrobos y dotación de gas a domicilio.

“Esta semana vamos a llamar a una asamblea pública, en la que el pueblo tomará sus decisiones”, advirtió Ramírez sobre la posibilidad de acatar un nuevo paro distrital. Además, rechazó los actos violentos ocurridos el último viernes, y dijo los responsables fueron “infiltrados” en la protesta.

Al respecto, el alcalde de El Alto, Jimmy Montalbán, negó haber azuzado a la población durante el paro, luego de que el general PNP Lucas Núñez, director de la Región Policial Piura-Tumbes, lo acusara de alterar el orden público.

“Nosotros siempre hemos tenido buena predisposición al diálogo. Rechazo rotundamente todos los actos de violencia que se suscitaron el último viernes y pedimos a la Policía que tome cartas en el asunto sobre los responsables”, declaró Montalbán ante la prensa.

Para este viernes 23 se espera concretar una nueva fecha y lugar para entablar el diálogo con la empresa CNPC. Las alarmas están encendidas.