El calvario de los caseríos y centros poblados de Tambogrande

By on febrero 20, 2017
Foto: elpiurano.pe

elpiurano.pe llegó hasta los caseríos y centros poblados de Tambogrande afectados por las lluvias. Techos volados, paredes derrumbadas y la penosa labor de recuperación en esta nota.

Texto y fotos: Rolando Chumpitazi

Los plásticos azules predominan en la escenografía del CP3, uno de los caseríos más afectados por las lluvias del jueves y viernes de la semana pasada. Según cifras del COER (Centro de Operaciones de Emergencia Regional), difundidas el último sábado, han sido 200 casas damnificadas y 2616 viviendas afectadas por el temporal.

Conocedores de esta situación, este Diario se trasladó este domingo a la zona para constatar en el sitio la magnitud de los daños. Luego de un viaje de casi dos horas -en el que atravesamos diversos poblados de Sullana y Tambogrande- llegamos en busca de información hasta la comisaría de Tambogrande, donde se nos informó que ni bien conocida la emergencia, policías, serenos y funcionarios de Defensa Civil locales se dirigieron llevando ayuda, consistente en calaminas, plásticos y herramientas.

Nos dirigimos, entonces, a los centros poblados afectados. Tras preguntar a varios moradores -que constataron la gravedad de la situación- llegamos hasta el Centro Poblado San Martín CP3. Varios vecinos nos relataron la delicada situación que vivieron el último jueves y viernes, dado que los fuertes vientos y la lluvia hicieron volar por los aires varios techos, derrumbaron paredes y estructuras.

 

Buscamos al alcalde de la municipalidad local, Orlando Palacios, pero no se encontraba allí, sino en su casa de CP11, a unos 30 minutos del lugar.

Conversamos entonces con Oswaldo Crisante, coordinador del Comité de Desarrollo Local (Codelo), quien nos acompañó en un recorrido por el pueblo de 3 mil habitantes y 610 viviendas, de las cuales 51 resultaron damnificadas y unas 160 afectadas.

“Los techos volaban por los aires como si fueran papel. Temíamos lo peor. Muchas familias se han quedado sin una casa”, es lo primero que nos dice Crisanto.

Dice que una vez que se detuvo el temporal, procedieron a contabilizar los daños y enviar la información a las autoridades de Tambogrande. “Ayer (sábado) hemos recibido algunas calaminas, plásticos y herramientas, que si bien no alcanzaron para todas las casa, sí ayudaron a reparar lo afectado”.

Durante el domingo, ya muchas casas vestían plásticos azules en puertas, paredes y ventanas para protegerse de las futuras lluvias. Mientras, otros vecinos dedicaban el día a reparar sus techos.

Un vecino de CP3 repara su techo tras ser dañado por las lluvias y fuertes vientos.

“La Iglesia de la Santísima Cruz de Chalpón ha sufrido la voladura de una parte del tejado, felizmente, sin dañar a nadie. No tenemos heridos, pero sí mucha gente asustada”, cuenta Crisanto, quien lamentó, según dijo, no haber recibido ayuda del Gobierno Regional. “Solo la municipalidad de Tambogrande nos ha mandado algo de ayuda”.

La iglesia local perdió parte del alero del techo.

El coordinador local del Codelo contó que la situación en otros caseríos como CP4 Bajo, Vallecito, Emanuel y La Peñita es similar a su localidad.

Mientras tanto, el domingo después de la tormenta para los vecinos del CP3 transcurrió entre conversaciones de amigos, reparaciones de techos y paredes y el ruego para que la lluvia no los vuelva a golpear.