“Debería tener 20 libros publicados, pero soy muy flojo, muy indisciplinado”

By on septiembre 17, 2016

Beto Ortiz estuvo en Piura anoche. Fue el plato fuerte de la Feria del Libro. Antes de subirse al avión, habló con elpiurano.pe ¿De qué? Sigue leyendo y lo sabrás.

Escribe: Rolando Chumpitazi

Conocí a Beto hace muchos años, cuando ambos aplanábamos las calles en busca de noticias. Él para la tele, yo para el papel. Compartimos redacción, amigos en común, y hasta fui asistente de edición de “Grandes sobras”, uno de sus primeros libros. Pero nunca lo había entrevistado. Hasta hoy, gracias al chat.

Entre tu primera novela –“Maldita ternura” (2004)- y la última –“Nosotros matamos menos” (2014)- pasaron 10 años. Miras atrás y dices…

Soy muy autocrítico, lo primero que tendría que decir es que yo debería tener 20 libros publicados, y no 10. Tengo 48 años y escribiendo uno al año desde los 28, la hacía sin problemas. Soy muy flojo, indisciplinado y muy disperso. Y sobre todo, odio escribir.

Pala, cómo sería si te gustara

Quiero decir, me encanta haber escrito, pero el proceso es terrible, doloroso. Muchas veces termino y me siento físicamente mal. Es como ir al gym, supongo. Te encanta el resultado pero odias el proceso. Y como escribo en primera persona y sobre mis cosas, tengo que saquearme por dentro. Termino adolorido, como después de una endoscopía.

Tienes un método o fluye nomás

Confieso que no tengo una metodología para absolutamente nada. Soy puro caos.

Me encanta haber escrito, pero el proceso es terrible, doloroso. Muchas veces termino y me siento físicamente mal, adolorido, como después de una endoscopía.

Sacar los demonios internos no es fácil, menos escribirlos. ¿Es tu sicoanálisis en vivo?

Escribo porque faltan dos horas para el cierre o porque siento un alien que necesito expulsar. Es un vómito negro o un parto de erizos, llámalo como quieras. “Maldita Ternura” me da nervios. Tuve que releerlo para la nueva edición de Seix Barral (2014) y me dio vergüenza, me sentí herido en mi susceptibilidad moral y/o religiosa.

Pasaron 10 años Beto…

Pero está bien, ese era yo en el 2004. Ya no soy ese. Y, sin embargo, soy ese. Ahora que lo pienso, creo que estuvo bueno que pudiera descargar mi rencor escribiendo y no disparándole con una recortada a las familias que hacen picnic en el parque.

14341380_642036259297598_1311197592_n-2

Es Bukowsky una de tus mayores influencias…

Siento que mis influencias no son necesariamente libros. Más bien son cosas como el Sorrento, Bohemian Rapsody, Garfield, los tortees picantes, el musical del Rey León, Boggie el aceitoso, de Fontanarrosa, el atún Florida…

Las cosas simples de la vida, dices

Efectivamente, mi querido Nino.

Pienso que estuvo bueno que pudiera descargar mi rencor escribiendo y no disparándole con una recortada a las familias

Hablabas de expulsar rencores. Tus columnas son, digamos, pequeñas ráfagas rencorosas.

Soy el único columnista peruano que se ha fracturado dos veces la columna. Eso es ya un record (risas). Siempre pienso que si dedicara el tiempo queinvierto (pierdo) en escribir ‘Pandemonio’ en escribir libros, ya tendría muchos más libros. Pero haciendo números, las columnas pagan bastante mejor que los libros.

Además, si dejara de escribir la columna para hacer un libro, muy probablemente no escribiría ninguna de las dos cosas. Tengo una peligrosa propensión al hueveo. O para decirlo poéticamente, a la contemplación.

Si dejara de escribir la columna para hacer un libro, muy probablemente no escribiría ninguna de las dos cosas. Tengo una peligrosa propensión al hueveo

Leía comentarios en las redes, y veía que muchos te prefieren escrito que oral.

A los peruanos nos encanta decirle a los demás lo que deberían hacer. Deberías dejar ‘El valor de la verdad’, deberías volver a las entrevistas, deberías escribir, deberías adelgazar, deberías ponerte pelo, deberías tener pareja…Pienso que todas esas personas deberían irse, con sus consejos, a la mierda.

Para terminar, opiniones de la nueva generación de narradores peruanos.

Me parecen muy talentosos. No te voy a hacer un ranking, pero, veamos: De (Santiago) Roncagliolo me gustó mucho “Pudor”, lo demás no me llamó mayormente la atención y tampoco me gustó que se metiera a periodista porque no lo es.

El libro de Renato (Cisneros) me pareció sólido y creo que cumplió con el trabajo de exorcismo que venía intentando hace años. Fue el libro del 2015, sin dudas. Ahora bien, sus lectores agradeceríamos que deje de hablarnos de su familia y nos cuente historias nuevas.

14389747_642036292630928_1124222415_n

Qué opinas de los trabajos de Gamboa y Robles, por ejemplo

(Jeremías) Gamboa es como la materialización del sueño del escritor joven, no? Bendecido por (Carmen) Balcells y Vargas Llosa. Es como el niño al que Messi y Ronaldo le regalan sus camisetas autografiadas. ¡Qué más puedes pedir! Su libro de cuentos –Punto de Fuga- revela un narrador capazo. La novela, confieso, me aburrió.

Juanma Robles fue mi amigo y creo que escribe espléndidamente, pero como antes que escritor y que amigo, se siente algo así como un ‘semidiós caviar’, tiene que hacerme ascos porque no hay nada menos caviar que ser mi amigo.

A Titinger le aplaudo “Un hombre flaco”. Sus exploraciones sobre la choledad y la Inca Kola –meh- se las dejo a Arellano.

¿Alarcón? Boring. Demasiado gringo, artificial. Sus escritos me despiertan tanta pasión como un toromata bailado por PPK. Ya, terminamos.

Y así, con preguntas y respuestas en el tintero, terminó la conversa. No sin antes preguntarle, cómo no, si iba a probar ceviche o el seco de chabelo.

-El chabelo es plátano machucado, no? Me opongo a que el plátano sea machucado.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *